• fronton web torrespana
  • fronton web lazo
Imprimir

Se va el caiman

 

 

En USO queremos desear lo mejor a Fran Llorente que ha decidido buscar nuevos horizontes y ha fichado por el Grupo PRISA para hacerse cargo de su área audiovisual. La noticia habrá cogido a algunos con el pie cambiado ya que acababa de asumir la responsabilidad de reorganizar la página web corporativa. Recordemos que siempre apostó porque el futuro de la RTVE pasaría por adaptarse a las nuevas tecnologías posicionándose, con fuerza y solidez, en el área digital. Sin embargo, en el último tramo de su carrera profesional, Llorente ha optado por salir por la puerta giratoria, llevándose su experiencia y conocimiento acumulados en la tele pública a la empresa privada que seguramente paga mucho mejor (así como su amiga Pepa Bueno, hoy directora de El Pais). Como legado nos deja Play (novedoso anglicismo para denominar el servicio web decidido por Llorente) colocada más allá del puesto 25º y con serias críticas sobre su reordenamiento, que ha provocado caos entre los usuarios acostumbrados a la página "TVE a la Carta" que era más efectiva y organizada.

 

Sorprende que tras tantos años y tantos contratados a su gusto, solo haya habido unos pocos comentarios de despedida en iNews, el correo interno oficial, tradicionalmente utilizado por los de siempre como medio de para crear y controlar estados de opinión. Un buen termómetro que nos sirve para tomarle la temperatura a la salud y estado vegetativo de los Servicios Informativos.

 

Y también nos resulta curioso que tras su salida-fuga, su cargo haya quedado amortizado, sin solución de continuidad en el organigrama. Lo que nos lleva a pensar porque no hay más alternativas lógicas que fue creado ad hoc para el excompañero Llorente y así justificar su retribución. 

 

La salida de Llorente marca un hito en la renovación de la plantilla de RTVE de la que se están jubilando anticipadamente cientos de compañeros que durante décadas labraron su imagen de potente y gran empresa de comunicación de primera fila a nivel internacional. Que algo no funciona nos lo indica la cantidad de compañeros que han optado por abandonar el barco a los 63, aceptando un importante recorte de sus pensiones con tal de no seguir bogando en una nave dirigida por decisiones arbitrarias e inexplicables que benefician continuamente a la  competencia y de pelearse con una dirección que no escucha. ¿Decepción? ¿Frustración? ¿Desesperación? ¿Desmotivación? Un poco de todo ello seguramente.

 

Está claro que no son tiempos para la lírica y que en el horizonte se barruntan tormentas. Pero de ahí a airear que ha llegado la hora de abandonar el barco porque se hunde y no tiene salvación como algunos quieren hacernos creer, hay mucho trecho. Y por cierto, siguiendo con el argot marinero, cuando el barco se va a pique el último en abandonarlo es (debería ser) el capitán, y por extensión, la cúpula directiva.

 

Lo dicho, que lo disfrute y le vaya bonito. Y nosotros cantaremos con gran sentido del humor y mucho cariño, la pegadiza canción de José María Peñaranda, compositor colombiano, que en la década de los cuarenta fue autor maldito y censurado en España por su composición “Se va el caimán” ya que se pensaba que su letra era un grito subversivo. En este caso el caimán no “se va para Barranquilla”, sino al Grupo PRISA.

 

 

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA